Blog

No se pueden exigir los mismos medios a un centro de rehabilitación que a un centro psiquiátrico en aras de evitar un suicidio

Dentro de la problemática en materia de responsabilidad civil sanitaria, tanto en las asistencias públicas como privadas, encontramos la resolución de aquellos casos en los que se reclama por el suicidio de un paciente, ya sea en un centro o al poco tiempo de haber sido dado de alta.

Igualmente, existe una problemática sobre las exigencias que se deben fijar tanto a los centros psiquiátricos como a los centros de desintoxicación de sustancias y si a ambas se les debe exigir los mismos parámetros.

Pues bien, una reciente sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha resuelve ambas problemáticas.

En el caso objeto de resolución, los reclamantes basaban su pretensión indemnizatoria en la ausencia de previsión y de medidas restrictivas por parte del centro de desintoxicación al que ingresó voluntariamente un paciente, en aras de prever y evitar un suicidio que se produjo a los pocos días de ser dado de alta.

Pues bien, la sentencia considera que, por regla general, los ingresos en este tipo de centros suelen ser voluntarios, por lo que no pueden establecerse medidas más restrictivas que en el internamiento para evitar el riesgo suicida, a excepción de que el ingreso sea por orden judicial que, en ese caso, se podría limitar la libertad de deambulación del paciente.

De cara a diferenciar entre ambos tipos de establecimientos, la sentencia entiende que la única obligación del centro de rehabilitación es, en caso de existir ideas o riesgo autolítico, derivar a un centro psiquiátrico, mientras que dicho centro tiene que poner los medios humanos y mecánicos para evitar el mismo.

En resumen, la sentencia entiende que no se pueden adoptar medidas coactivas por parte del centro de rehabilitación en aras de evitar el riesgo de suicidio para el caso que el ingreso sea voluntario.

Finalmente, la sentencia destaca porque analiza la problemática relativa a cómo debe realizarse la valoración sobre la existencia o no de datos que hagan sospechar de la posibilidad de que se cometa un suicidio.

Así, recuerda que no cabe que se realice ex post facto, debiéndose analizar si al alta del paciente, a la vista de los datos objetivos con que contaban los profesionales, deberían haber hecho sospechar del riesgo del suicidio en ese momento o en un periodo de tiempo próximo, recordando la sentencia que no es posible controlar la voluntad suicida y que lo esencia a la hora de valorar la praxis es si existía o no dicho riesgo objetivo.