Blog

Liberación de pago a la aseguradora: conducta dolosa de la asegurada al ocultar datos en la declaración de salud aunque no fuera consciente de que tendrían tanta trascendencia

La Audiencia Provincial de Pontevedra ha confirmado la Sentencia dictada en primera instancia por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cambados, por la que se exonera de la obligación de pago a la compañía aseguradora, al considerarse probada la ocultación de datos relevantes en el cuestionario de salud, que impidieron valorar correctamente el alcance del riesgo asegurado.

Como antecedentes previos a la concertación del seguro, consta que la paciente había efectuado consulta médica por notar falta de fuerza que le impedía realizar la pinza con los dedos, con buen criterio fue derivada a neurología, en donde se efectuó el diagnóstico de ELA.

Conforme a una de las últimas sentencias dictadas por la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo (de fecha 21 de enero de 2019, recurso de casación 3537/2015) se incide en la importancia de comunicar a la compañía aseguradora las enfermedades que se padece, pues, aunque no acaben guardando relación con el fallecimiento o con la patología que genera el derecho a la prestación de incapacidad, incrementan el riesgo asegurado, hasta el punto de que la aseguradora pudiera no suscribir el seguro.

Lo importante en estos casos no es quien suscribe o rellena el cuestionario, si lo hace el asegurado, la entidad bancaria o la compañía aseguradora sino si las preguntas se dirigen a conocer sus antecedentes de salud, de forma que al no mencionarse, se oculte conscientemente, datos relevantes para valorar el riesgo del siniestro

Así el Tribunal Supremo recuerda que lo determinante para apreciar la infracción dolosa de su deber de declarar el riesgo es que concurran suficientes elementos significativos que el asegurado debía representarse como objetivamente influyentes para su valoración.

Y en consonancia con la última jurisprudencia expuesta, la Audiencia Provincial de Pontevedra, admite la existencia de dolo cuando se oculta datos conocidos sobre la salud, que se presentan como influyentes.

Por tanto, cuando se falta a la debida lealtad en el momento de suscribir un seguro de vida, ocultando conscientemente enfermedades o síntomas, por los que se pueda intuir la necesidad de un seguimiento, tratamiento e incluso su posible evolución, se incurre en dolo, y la Aseguradora queda liberada o exonerada de su obligación de pago, conforme lo dispuesto en el artículo 10 LCS.