Blog

La información en redes sociales sobre la situación de baja de un tercero afectan al derecho a la intimidad

Así lo ha considerado el Pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo al resolver un recurso de casación sobre los efectos y los límites de los comentarios en twitter en relación con los derechos de intimidad honor e imagen.

El motivo de demanda era el contenido de unos tweets al que se adjuntaban fotos del demandante, en los que la demandada, antigua superior jerárquica, hacía comentarios sobre la situación de baja laboral del demandante y su presencia en diversos actos públicos.

La Sentencia considera que en este caso la demandada ha ejercitado su libertad de expresión y que en ningún caso existió intromisión al derecho al honor, ya que consistían fundamentalmente en opiniones, comentarios sarcásticos y críticas al demandante ya que pese a estar de baja acudió a diversos actos públicos; considerando la Sala de interés general los mensajes ya que hacían referencia al absentismo laboral injustificado y al carácter injustificado de la misma, mientras estaba el demandante en nómina de una empresa municipal.

Respecto a la intromisión ilegítima al derecho a la intimidad personal del demandante, el Tribunal Supremo estima el recurso y considera que la demanda reveló datos personales del demandante, en este caso, que se hallaba de baja por depresión, lo que unido a las conjeturas sobre su causa, afectan a su derecho a la intimidad.

Así, la sentencia considera que “la información relativa a la salud física o psíquica de una persona está comprendida dentro del ámbito propio y reservado frente a la acción y el conocimiento de los demás que preserva el derecho a la intimidad del art. 18.1 de la Constitución, en la medida en que los datos que se refieren a la salud constituyen un elemento importante de su vida privada”, por lo que es digna de especial protección desde la garantía del derecho a la intimidad.

La Sala justifica igualmente la intromisión sobre la base de una vulneración del artículo 7.4 de la LOPDH, que considera intromisión ilegítima en la intimidad la revelación de datos privados de una persona o familia conocidos a través de la actividad profesional u oficial de quien los revela, ya que en la fecha de los hechos, la demandada era la superior jerárquica del demandante.

Por último, la Sentencia aborda la publicación de fotografías del demandante en los tweets, considerando que en este caso, la utilización por la demandada de imágenes publicadas en Internet no implica una vulneración al derecho a la propia imagen, al considerar que “la captación de la imagen del demandante se hizo en eventos públicos, en compañía de otras personas y con el consentimiento del afectado. Otro tanto ha de decirse de la previa publicación de su imagen en Internet (cuentas de Facebook, Instagram o Twitter del partido político al que estaba afiliado o de amigos), en los que la demandada no tuvo intervención y respecto de la que el demandante no hizo objeción alguna.”

Finalmente, fija una indemnización de 6.000 € al considerar la escasa gravedad de la intromisión y la poca difusión de dichos comentarios.