Blog

Interpretación integradora de la póliza y de la intención de las partes que confirma la exclusión de la contingencia pretendida.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ratifica el criterio del Juzgado y señala que los términos de la póliza no resultan oscuros ni confusos y respalda la exclusión de cobertura que mantuvimos en la primera instancia respecto a la incapacidad permanente total que le fue reconocida al asegurado. Añade, además, que la definición de incapacidad absoluta de la póliza coincide con la normativa de la Seguridad Social y que, en definitiva, resulta clara la intención de excluir del contrato las incapacidades en grado de total:

“La tesis del demandante no puede ser sostenida, y ello porque la cláusula que invoca -aclarada y especificada por otras contenidas en la póliza- no dejan lugar a dudas acerca de la inequívoca intención de las partes de asegurar la incapacidad permanente en el grado de absoluta y no en el de total, entendido aquél en los mismos términos en que lo hace la normativa de Seguridad Social. 

(…)

Como puede observarse, en la póliza se especifican con claridad todas las modalidades que se cubren y en ninguna de las se aclara que se refiera al grado de incapacidad permanente total.

Resulta evidente que la definición de la póliza sobre lo que sea incapacidad permanente y absoluta coincide con lo que a este respecto se establece en los artículos 137.5 de la Ley General de la Seguridad Social aprobada por Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio y actuales Arts. 193.1 y 194.1 c) del Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre (situación del trabajador que, por enfermedad o accidente, presente unas reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que le inhabilitan por completo para toda profesión u oficio), y que se distinguen claramente de la incapacidad permanente total.

Consecuencia de todo lo razonado es que no pueda acogerse la pretensión actora, toda vez que una interpretación integradora del clausulado de la póliza objeto de examen no deja lugar a dudas acerca de que el grado de incapacidad permanente absoluta ( y no total) es el que se encuentra incluido en la cobertura de la misma, sin que podamos apreciar oscuridad o confusión en la póliza leída e interpretada en su conjunto.